El mercado retroinformático o "están locos estos romanos"

Ya habíamos comentado anteriormente los tres principios fundamentales que rigen el mercado retroinformático y que definen todo lo que acontece en el mismo (podéis verlo en su enlace al final). Ahora, en este artículo queremos centrarnos en los perfiles de las personas que interactúan en dicho mercado.

Hoy en día, Internet ha facilitado la conexión entre las personas interesadas en un mismo tema, confluyendo esos intereses a través de páginas y foros. En este sentido, las páginas de compraventa, con Ebay a la cabeza, y el mercado retroinformático se han venido complementando desde hace ya unos pocos años. Sin embargo, si asistimos como espectadores a una función, vemos una serie de acontecimientos que nos llevan a exclamar, cual Astérix en Las Galias: “están locos estos romanos”: Ventas que salen a precios desorbitados y que no se venden, ventas que acaban al doble de precio que otra semejante del día siguiente, ventas a bajo precio que tampoco se venden, pujadores frenéticos como si les fuera la vida, ventas que tienen una barbaridad de pujas de los mismos compradores, etc.

Pero lo que sucede, respetando fielmente los principios fundamentales que antes citábamos, no es más que una serie de hechos que vienen determinados por el perfil de ciertos agentes de ese mercado, cosa que vamos a detallar a continuación. Estos perfiles no son exhaustivos, sólo se consideran aquellos que no son los normales de comprador y vendedor en un mercado, y que son los que realmente determinan estos “raros hechos”.

Por el lado de los vendedores tenemos:

  • El vendedor “profesional”. Basa su negocio en sus ventas, suele fijar un precio elevado que no baja si no lo vende. Cuando se cansa de pagar comisiones en Ebay suele pasarlo a otras webs con menores comisiones. Se ofende si le ofreces un precio mas bajo y razonable.
  • El vendedor “amoroso”. Le tiene un cariño especial al objeto que vende, del cual sólo se podrá deshacer a un precio (generalmente muy alto) que le consuele. Como dice el refrán: “las penas con pan son menos”.
  • El vendedor “tacaño”. Suele ingeniárselas para pagar las menores comisiones a Ebay, para ello fija un precio de venta muy bajo. Eso si, después las compras vienen acompañadas de elevados gastos de envío para compensar, y ni siquiera te lo envían certificado. Hay una versión mas moderna que después se autopuja para subir el precio mínimo. Si no aparece un comprador puede ganar su propia venta.
  • El vendedor “tacaño y sinvergüenza”. Versión del anterior que se busca excusas para no enviarte el artículo ganado si acabó a un precio que considere bajo. Tuve un caso que no encontraba en su casa donde había puesto el QL con su caja original incluida (50x35x15 cm).
  • El vendedor “listillo”. Él mismo o a través de un colega se dedica a calentar el precio de las pujas. Si ganaran la venta se la ofrecen al segundo comprador, ya que el ganador “no da señales de vida”; pero, claro está, al precio máximo que había pujado y perdido.
  • El vendedor “revendedor”. Suele fijar un precio alto, condicionado por el precio que ya ha pagado por el artículo que revende o bien por el diferencial de beneficio que quiere obtener. En este último caso suele ser un diferencial muy elevado, del orden de tres dígitos de incremento. Cuando mete la pata y compra a precio alto se lo suele comer con patatas.

Por el lado de los compradores tenemos:

  • El comprador “compulsivo”. Generalmente se calienta en webs de coleccionistas y foros “ad hoc”, después entra como un elefante en una cacharrería, arrasando todo lo que se vende. Suele entrar en fase depre al cabo de 1 o 2 años, abandonando las compra-ventas e incluso llegando a vender su colección.
  • El comprador “adinerado”. No tiene problema para tirar de cartera y pagar lo que haga falta, vamos, ¿quién lo duda?. Peligroso cuando se junta con otro igual que él, pujando el uno contra el otro dejan enormes beneficios a los vendedores.
  • El comprador “vendedor”. Cual lobo envuelto en piel de cordero acude a sus ventas, se le reconoce por su bajo número de votos y porque puja eurito a eurito para no reventar la puja de otro comprador, haciéndole subir hasta el máximo que haya pujado. Si miras su perfil verás que siempre puja en las ventas de ese vendedor. A veces ganan su propia venta por subir tanto, entonces se la ofrecen al segundo pujador porque el ganador “tampoco da señales de vida”. Parece que en ésto desaparece mucha gente.
  • El comprador “revendedor”. Es el mismo perfil del vendedor “revendedor”, pero en su faceta compradora, busca ventas a bajo precio por lo que en esta fase no sube mucho el precio de mercado. No pujará nunca por encima de un precio que le permita maximizar su posterior venta, aunque algunas veces se equivoca y compra a un precio que no le permite revender.
  • El comprador “despistado”. Acude como un pingüino en el desierto, se le reconoce porque paga dos o tres veces más que el precio final de un artículo similar que haya acabado o acabe en los días siguientes.
  • El comprador “jodedor”. Por diversos motivos se dedica a pujar y subir precios, nunca compra si gana, suele tener bajo perfil de votos e incluso votos negativos, también suele ser vendedor con otro usuario. Generalmente jode por joder o para hacer competitivas sus propias ventas.

En fin, la interrelación de todos estos elementos viene a explicar muchas compra-ventas que acontecen en Ebay y que pueden ser consideradas “extrañas”. Por otro lado, tampoco son todos los que están ni están todos los que son, pero si los conocemos y los detectamos podremos tener ventas y compras “normales”, con lo cual evitaremos hacer “el canelo” en muchas ocasiones. ¡Suerte!.



José Manuel Claros
Enero 2008
MagazineZX #16