Es ésta una época del año propicia para hacer resúmenes de lo acontecido en los doce meses anteriores. Los diferentes medios de comunicación nos ofrecen docenas de artículos mostrándonos los higadillos de los famosos, los mejores goles del año, las frases más desafortunadas de los políticos a los que luego debemos votar, o las imágenes más macabras de las desgracias acaecidas, entre otras colecciones de hechos y sucesos que nos pueden importar mucho, o no.

Para Magazine ZX no iba a ser una excepción. En el entorno del Spectrum han sucedido bastantes cosas dignas de mención, y otras muchas indignas de ello. No pretendo hacer un repaso exhaustivo de todo, seguro que me puedo dejar algo en el tintero, pero sí quiero sobrevolar y dar mi opinión sobre algunos de ellos.

Como hoy me he levantado con la vena masoquista ligeramente marcada en la frente, voy a empezar por hacer acto de contrición sobre la publicación que estáis leyendo. Y de paso aprovecho para curarme en salud y que no me puedan reprochar, al término de la lectura si es que alguien llega al final, que veo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Aquél 2005 terminado hace unos días ha sido un año difícil para esta publicación. De la periodicidad mensual con la que comenzamos en el verano del 2003, pasamos a publicar cada dos meses ante la imposibilidad de mantener el ritmo mensual y además tener una vida al margen del Spectrum. Pero ese año con rima obscena supuso un punto de inflexión. Lo comenzamos con un mes de retraso sobre el número anterior y lo continuamos con una acumulación de siete meses más para la segunda y última edición. Edición que estuvo muy cerca de suponer el fin de esta pequeña publicación ‘on line’. Se pueden alegar muchas excusas. Trabajo, cansancio mental, falta de inspiración, etc. Pero la realidad, por lo menos en el caso del que esto escribe, es que es la pereza y la dejadez la causante de muchas impuntualidades y de la mala calidad en algún artículo, texto que te tienes que obligar a repetir ya que no serviría ni para publicarlo en un “inframedio gratuito” . Y es que hay momentos en que no te apetece dejar de hacer una actividad determinada en tus ratos de ocio para ponerte a jugar al juego que toque analizar. Que seguro te encanta pero para el que no es el momento apropiado. Estados de ánimo. El lado positivo, ironizando por supuesto, es que este año tenemos que imprimir menos números para regalar al final de la MadriSX & retro 2006.

El año se puede decir que comenzó con la MadriSX & retro 2005. Desde mi punto de vista todo un éxito en lo tocante al mundo Sinclair al menos y con la asistencia de algunos ilustres programadores y grafistas de la época dorada: Marcos Jourón, Fernando Sáenz, Carlos García Cordero o Alfonso Fernández Borro. MZX junto con Speccy.org montó un stand con dos mesas repletas de equipos, periféricos y software. El stand estuvo bastante frecuentado por visitantes ocasionales y por viejos conocidos del mundillo, y tuvimos el honor de contar con la colaboración inesperada de Julio Medina y sus ‘gadgets’ para el Spectrum.

Agradable también fue el tremendo éxito del stand de SPA2, con Juan Pablo a la cabeza, en su tarea de preservar software. La afluencia de gente que llevo sus cintas fue amplia, no se pudo hacer toda la tarea y muchas cintas se prestaron para seguir con el trabajo posteriormente. Mención especial en este apartado merece la recuperación de un juego inédito anunciado en su época por Dinamic y ofrecido desinteresadamente por sus autores en esta reunión. Este tema lo trataremos posteriormente.

El stand que presentaron Javier Guerra ‘Badaman’ y Juanjo, dedicado íntegramente al QL, “hermano mayor” de la familia Sinclair, era una delicia, especialmente para los que desconocíamos muchos detalles de una máquina más conocida en superficie que por lo que es capaz de hacer.

No olvidemos de mencionar a Ceinsur, con Miguel A. Montejo “Radastan” al frente. Con un stand centrado en la venta de material retro y en una “sala de juegos” en la que habían montado varios equipos, mayormente de la marca Amstrad, para que la gente se echara unas partidillas. Hay que hacer mención a la cesión por parte de Miguel de un amplio lote de cintas para su preservación en SPA2. Tampoco podemos dejar de lado a Ssergio Vaquer “Beyker” que llevó una edición en cinta de sus juegos con un acabado profesional listos para la venta.

Otro tema aparte merecen las nuevas producciones de software, lúdico al 101%, realizadas el año pasado en nuestro país. Este campo lo podemos diferenciar en dos frentes. Por un lado los juegos que realmente son nuevos, es decir, programados en la actualidad y por otro las “viejas producciones” que ven la luz 20 años después.

En el primer caso la producción ha sido amplia. Comenzando con los juegos presentados a los diferentes concursos que se convocan desde Bytemaniacos. Juegos limitados por las propias reglas impuestas, algo lógico, lo que no quita mérito ni a sus autores ni a la convocatoria de los mismos concursos, con los que se consigue despertar el “gusanillo” a los aficionados a la programación y pasar un buen ratillo tanto jugando como escribiendo código.

Otros dos títulos se presentaron desde Compiler Soft: ZX Columns y Another brick on the wall 2. El primero una versión del clásico de Sega y el segundo un machacaladrillos clásico. Con poca originalidad en su concepto.

Desde Computer Emuzone las realizaciones fueron varias destacando Moggy y Columns. Ya que, aunque sacaron más títulos, estos no dejaban de ser versiones modificadas de los mismos juegos presentados a los diferentes concursos que comentamos antes. Mención especial merece el Columns, un juego que por su calidad y presentación bien podría haber sido un lanzamiento comercial de los años ochenta. Sin querer restar ningún mérito a este grupo de programadores, me ha causado una muy mala impresión la reacción a los diferentes comentarios realizados por los usuarios en el momento del lanzamiento de los juegos, en especial a los que avisaban de fallos o “bugs” en los programas, por parte de los componentes de CEZ, contestando con muy malas formas, tanto en medios como las NEWS o en su propio foro, en una actitud prepotente que recuerda bastante al gigante Microsoft con sus famosas “es una “feature”, no es un bug” y que a mi en particular me hacen perder el interés, salvo el que pueda tener para dar información en este magazine, en sus producciones. No es un hecho aislado, con el lanzamiento hace unos días del espectacular remake de Sir Fred, realizado por Celemin, se han repetido los hechos por un “me estás robando unos clicks” contra la WEB Remakes Zone y unas cláusulas restrictivas en la licencia de distribución que no tienen sentido en un grupo de personas que se supone lo hacen por amor al arte, aunque están en su derecho de hacer lo que les cuadre con sus programas, no cabe duda.

Referente a la programación, y como implicado en ella, tengo la impresión de que el nivel actual en nuestro país es bastante más bajo que al principio de los 80. Los programas que se realizan, a excepción del Colums de CEZ, no serían comercializados por ninguna compañía seria en su momento. Y hay cosas que son difíciles de explicar, ya que ahora, con los medios de que disponemos: compiladores cruzados, emuladores, programas de diseño gráfico, todo ello corriendo en PC’s potentes, y la información que tenemos disponible de la máquina, lo normal sería crear juegos de buen nivel y los proyectos que parecen más serios, y que llevan anunciados durante años, siguen siendo ‘vaporware’, lo que parecían en sus inicios.

Siguiendo con los juegos, pero en la categoría “nunca publicados en los 80”, la situación ha sido excelente en este año pasado. Por un lado en MadriSX 2005, y gracias a Josetxu Malanda ‘Horace’ que contactó con sus autores, vio la luz ‘Vega Solaris’, un juego anunciado por Dinamic y nunca publicado. Sus autores: Fernando Sáenz y Carlos García Cordero, llevaron los ‘masters’ con el original del juego y bastante documentación sobre el código. En una dura tarea de preservación se consiguió rescatar y gracias a ello podemos disponer de esta pequeña maravilla del software lúdico, y con ello dejamos sin respuesta una pregunta que viene a la cabeza de inmediato al ver el juego: ¿cómo es posible que no se publicara el juego?

Por otro lado se rescataron varios juegos inéditos de los hermanos Vives: El paso, Sigfrido y Frighful. Oscar y Enrique Vives fueron los autores de Mambo o el Amo del Mundo entre otros. Y ya para terminar Slowglass, de Alberto Pérez y Manuel Domínguez, autores en su tiempo de Cyberbig.

Y dejando de atrás la creación de software, nos metemos de lleno en lo que es el movimiento actual de la “escena” del Spectrum.

Públicamente los usuarios de Spectrum en habla española tienden a moverse alrededor del grupo de news es.comp.sistemas.sinclair, aunque prefiero pensar que el estado actual de dicho grupo no es el reflejo de la situación de la escena. Y prefiero no pensarlo porque, aunque cuantitativamente el número de mensajes es abundante, cualitativamente es similar a las creaciones de los guionistas de ‘Salsa Rosa’. Y es que ya no recuerdo el tiempo que hace que no se crea un hilo interesante, bien sea sobre temas técnicos, de culturilla histórica sobre la máquina o cualquier tema que pueda despertar un mínimo interés. Y reflejo de ello es que cada vez escriben más ‘casuals’ que entran para preguntar por un tema específico, normalmente donde se puede descargar tal juego o anuncian a bombo y platillo que van a desarrollar el ordenador de 8 bits definitivo, y alguno de ellos siguen posteando durante unas semanas hasta desaparecer igual que llegaron. Seguro que hablar de asuntos intrascendentes, del color de los ojos de Sabreman o del interfaz del Three Weeks in paradise le interesa a mucha gente, pero a mi me deja indiferente y es lo que hace que cada vez entre con menos frecuencia a pegar un vistazo por esos lugares.

Muchos temas me dejo en el tintero, como pueden ser las actualizaciones de las páginas WEB´’clásicas’, la creación de otras nuevas que duran poco, el mercadeo de artículos, el sobre precio que se llega a pagar por lotes de cintas en Ebay y un largo etcétera, pero todo esto, lo dejamos para otra ocasión. Ahora a seguir pasándolo bien con nuestros Spectrum’s y a pensar en la próxima reunión en MadriSX & Retro 2006.

Feliz año.


Miguel A. García Prada
Enero 2006
MagazineZX #13