Adaptador de disketera de 3 1/2 para el +3 (y II)

Continuamos un mes más nuestra sección de hardware completando la serie iniciada en el primer número de Magazine ZX, dedicada a conectar una disquetera de 3“1/2 al Spectrum +3.


El mes pasado dejamos la disquetera alimentada y conectada al Spectrum, con lo cual habremos podido empezar a cacharrear y disfrutar de ella. Sin embargo, necesitamos hacer algunos ajustes adicionales para poder acceder a toda su funcionalidad. En concreto, vamos a añadir dos interruptores al cable de datos. El primero de ellos nos permitirá configurar la disquetera como primera unidad (A:) o segunda unidad (B:). El segundo de ellos nos dará acceso a usar ambas caras del disco. Veámoslo en profundidad.

Con esta parte del montaje nuestra economía no sufrirá demasiado, ya que no necesitamos muchas cosas.

  • 2 interruptores (en nuestro caso los emplearemos dobles y de 3 patillas, ya que disponíamos de algunos), pero usaremos únicamente 2 de ellas.
  • Cuatro trocitos de alambre o cable pelado, de aproximadamente medio centímetro de longitud cada uno (en caso de que hagamos el montaje a través del conector del cable como se explica en el artículo, sin soldaduras).
  • Material para soldar (soldador, estaño y cable), en caso de que optemos por cortar y empalmar cables para realizar el montaje).

Tal y cómo está el montaje, la disquetera queda configurada como secundaria (B:). Podemos comprobarlo haciendo CAT “B:” desde el BASIC del +3, y obtendremos un listado con el contenido del disco de 3”1/2.

Para configurarla como primaria (A:) debemos hacer un puente entre los pines 23 y 24. Esta puede ser una buena solución si nuestra disquetera original de 3“ está averiada o no pretendemos hacer uso de ella. Sin embargo, para poder emplear ambas cuando sea necesario, es mejor instalar un interruptor. Nosotros hemos empleado interruptores como los de la Imagen 1.

Imagen 1. Interruptor doble de 6 patillas


Siguiendo con la táctica empleada en la entrega anterior, haremos el montaje en uno de los conectores de disquetera de 3”1/2 de los que dispone el cable, ahorrándonos cortar cables, empalmarlos y soldar. No obstante, cada cual puede efectuarlo de la manera que considere más cómoda, más apropiada o estéticamente más elegante. La cuestión es seguir el esquema eléctrico teórico (Esquema 1).

Esquema 1. Interruptor para seleccionar unidad A: o B:


En nuestro caso concreto hemos introducido directamente las patillas del interruptor en los orificios del conector. Para que no se produzcan fallos de conectividad, y sin necesidad de soldar nada, basta con introducir un fragmento de cable pelado fino o alambre para que aumente la presión entre las patas del interruptor y el conector, tal y como se muestra en la Imagen 2. De esta forma, al introducir el interruptor, no hay holgura y queda mejor fijado el montaje.

Imagen 2. Alambres en los conectores para mejorar
la conectividad (pines 3, 4, 23 y 24)


Debido al tipo de interruptor usado y al montaje que estamos haciendo, en uno de los conectores libres, sin modificar el cable de disquetera original, es necesario doblar o cortar una patilla del interruptor (una de las que caigan en los pines 27 ó 28) para no efectuar un corto entre dichos hilos.

Al cerrarse el circuito, la disquetera de 3“1/2 será reconocida como unidad “A:”, mientras que al abrirlo se comportará como unidad “B:”. Si bien este cambio se puede hacer con el Spectrum encendido, no recomendamos hacerlo, simplemente por precaución.

Para cambiar de cara de lectura-escritura, debemos instalar un interruptor entre los pines 3 y 4. De esta forma, al dejarlos desconectados accederemos a la primera cara del disco. Si los conectamos, accederemos a la segunda.

Emplearemos un interruptor idéntico al usado en el apartado anterior, siguiendo el Esquema 2. La forma de realizar físicamente el montaje es idéntica al que acabamos de hacer para seleccionar la configuración de la disquetera como primera o segunda unidad. Igualmente, será necesario doblar o cortar alguna de las patillas que caigan en los pines 7 u 8 para evitar cortocircuitarlos.

Esquema 2. Acceso a las dos caras del disco


De esta manera, el gesto de darle la vuelta al disco se sustituye por una simple pulsación en el interruptor que acabamos de instalar. Por descontado que se puede realizar con el Spectrum encendido, ya que no implica ningún riesgo. En realidad, estamos simulando la generación de una señal de control (seleccionar una u otra cara) que el Spectrum no sabe comunicar (ya que su disquetera no cuenta con dos cabezas de lectura).

Como resultado obtenemos el cable que se ve en la Imagen 3.

Imagen 3. Cable con ambos interruptores conectados


En cualquier caso no se detecta la presencia o ausencia de discos, ya que hemos puenteado los pines 1 y 2. La disquetera estará en estado siempre preparado, e intentará leer cuando le llegue la orden de hacerlo desde el Spectrum. Es por ello que el led de la disquetera de 3”1/2 siempre permanece encendido.

En caso de que tengamos ambas disqueteras (interna y externa) operativas, y la externa esté configurada como primaria, tendrá prioridad ante la secundaria. Por ejemplo, si tenemos un disco válido en la unidad de 3“ y la unidad de 3”1/2 vacía, al seleccionar la opción 'Cargador' del menú de arranque del +3, el ordenador se quedará a la espera de poder leer un disco en la unidad externa.

No todas las disqueteras de 3“1/2 son válidas para este montaje. Lo recomendable es hacernos con una que sea lo más antigua posible. Las nuevas vienen configuradas por defecto como unidades secundarias, y hay que hacer modificaciones en la placa de la disquetera que, si bien no son complicadas, son particulares para cada marca y modelo y exceden el ámbito de este artículo.

Este mismo montaje es válido para los ordenadores Amstrad CPC6128. Por tanto, sin hacer ninguna modificación (salvo lo relacionado con la alimentación de la propia disquetera), se puede emplear la unidad externa indistintamente en ambos ordenadores.

Y simplemente desear que disfrutéis de la posibilidad de acceder a un montón de software ahorrándoos la tediosa espera que impone cargar desde la cinta. Nos despedimos hasta el próximo número en el que presentaremos otro montaje que creemos bastante interesante.