Kung Fu Master

Portada Kung Fu Master

Título Kung Fu Master
Género Arcade (Beat-em-up)
Año 1986
Máquina 48K
Jugadores 1 ó 2 jugadores
Compañía US Gold Ltd (UK)
Autor David J. Anderson, F. David Thorpe
Enlaces Descarga de WOS.
Análisis Revista Crash nº 31 página 16.
Análisis Revista Crash nº 35, páginas 38 y 39.
Your Sinclair: Guide to Beat-em-ups.
Análisis Revista Microhobby.




Muchos de nosotros, cuando vimos la máquina de salón de Kung-Fu Master, quedamos enganchados y deseábamos (como en muchas otras ocasiones había ocurrido y ocurriría con otras máquinas) que alguien creara una conversión para nuestro Spectrum. Y así fue como llegó el día en que US Gold nos trajo el Kung-Fu Master a casa, pero… ¿habría valido la pena la espera? ¿Nos encontramos ante una buena conversión?


El juego recién cargado

El juego recién cargado


Lo cierto es que la historia no tiene excesivo guión, y de hecho, peca de poca originalidad. En el juego nos introducimos en la piel de un maestro del Kung-Fu que debe infiltrarse en el templo de un malvado mago y, tras superar cinco pisos llenos de peligros y enemigos, rescatar a una damisela en apuros. Al final de cada piso nos espera un terrible enemigo a batir (bueno, no tan terrible).

Cuando cargamos el juego nos llevamos una serie de decepciones. Para el que no conozca la recreativa, se trata del típico beat'em up de vista lateral en el que avanzamos de forma horizontal por cada uno de los pisos, debiendo eliminar los enemigos que encontramos por el camino mediante el empleo de puñetazos y patadas, y esquivando una serie de obstáculos. Los maravillosos gráficos y sonidos de la máquina han desaparecido para dar lugar a unos sprites y un mapeado no tan maravillosos. Los movimientos son algo bruscos y no demasiado naturales. Y cuando nos acercamos a los enemigos vemos una mezcla de atributos que hace bastante complicado diferenciar nuestro personaje del malo en cuestión.


No todos los enemigos son humanos

No todos los enemigos son humanos


Yendo más allá del aspecto externo, y aunque no basándose una idea no demasiado novedosa y original, podemos decir que desde las primeras partidas estaremos inmersos en un juego más entretenido y adictivo de lo que parece en un principio. Aunque pueda costar un poco eliminar a nuestros primeros contrincantes, una vez que nos hacemos con los golpes siempre querremos avanzar más y más. La dificultad de los primeros niveles no es demasiado elevada, y los enemigos que nos esperan al final de cada piso no demasiado fieros, pero dicha dificultad va creciendo paulatinamente, haciendo que siempre nos queden ganas de intentar llegar un poco más lejos. El número de vidas es de 3, aunque podrá ir aumentando con la puntuación y cada vez que superemos un piso. Es un número más que adecuado.

Con respecto a los enemigos, los podemos encontrar de varios tipos. Evidentemente no nos aparecerán todos desde un principio y, aunque no hay demasiada variedad, al menos evita que nos aburramos con el fondo, que siempre es el mismo. Los más habituales serán aquellos que se limitarán a avanzar hacia nosotros restándonos energía en el caso de que colisionemos con ellos, pero también podremos encontrar otros que lanzan cuchillos, enanos saltarines, o incluso dragones y serpientes. Uno de los enemigos más importantes es el tiempo, pues dispondremos de una cantidad limitada para superar cada nivel. Pero no debemos temer, pues si avanzamos con decisión y sin entretenernos demasiado podremos llegar al enemigo final del piso con bastante holgura.

Los controles son configurables, permitiendo definir nuestras propias teclas o utilizar un joystick. Otro aspecto configurable es el nivel de inicio. Podemos escoger el piso desde el que queremos comenzar nuestra aventura, muy útil si ya estamos cansados una y otra vez de superar los primeros niveles. Por último, pueden ser dos los jugadores que se enfrenten al malvado mago, pero por turnos.


El 'terrible' enemigo que nos espera al final del segundo piso en acción

El 'terrible' enemigo que nos espera al final del segundo piso en acción


En resumen: un juego infravalorado por su aspecto externo y sus deficiencias técnicas, pero que puede llegar a proporcionarnos bastante diversión y ser muy adictivo cuando le cojamos el tranquillo. La conversión no es brillante, pero es recomendable darle una oportunidad a pesar de la primera impresión que nos pueda causar.

Valoraciones
Originalidad: [ 4 ]
Gráficos: [ 4 ]
Sonido: [ 3 ]
Jugabilidad: [ 6 ]
Adicción: [ 8 ]
Dificultad: [ 6 ]


Pablo Suau
Agosto 2003
MagazineZX #2



Kung-Fu Master es la conversión a Spectrum de una conocida y adictiva recreativa en la cual tenemos que rescatar a nuestra dama cautiva en un templo de 5 plantas defendido por fieros guerreros.


Pantalla de carga de KFM

Pantalla de carga de KFM


Antes de comentar los aspectos técnicos del juego, veamos los puntos comunes y teóricos relativos al mismo.

Según la historia del juego, con nuestros conocimientos de Kung Fu debemos abrirnos paso por las 5 plantas del templo golpeando a todos los enemigos que aparezcan ante nosotros hasta rescatar a nuestra amada.

Para ello disponemos de golpes como la patada y puñetazo en posición normal, agachados, o el salto y patada (con este golpe podemos avanzar mientras atacamos, pero resulta bastante complicado acertar al enemigo, y especialmente inútil si se acercan varios simultáneamente).

El menú nos permite seleccionar entre el modo de 1 ó 2 jugadores (alternativos), cambiar la configuración de teclado y joystick, y comenzar el juego. Comenzamos la partida con 3 vidas, y podemos obtener nuevas vidas cada 40.000 puntos. Nuestra energía vital la mide una barra que disminuye con el contacto con los enemigos, y que nos hará perder una vida si se agota. También podemos perder una vida si el tiempo se acaba.


Nuestro héroe enfrentándose a sus enemigos

Nuestro héroe enfrentándose a sus enemigos


Tanto en la versión de Spectrum como en la recreativa, comenzamos en la parte derecha del templo y avanzamos hacia la izquierda (en el primer nivel, ya que al subir la primera escalera cambia el sentido de juego), deshaciéndonos de los enemigos que nos salen al paso. Estos enemigos se pueden eliminar fácilmente con un único golpe, pero si fallamos y llegan a tocarnos, nos quitarán energía hasta que nos zafemos de ellos. Existen diferentes tipos de enemigos, incluyendo una serie de guardianes que poseen cuchillos y no dudarán en arrojárnoslos si no los golpeamos a tiempo. Otros enemigos, como las serpientes o dragones, plantearán más problemas. Aparte de ellos, en cada nivel existe un guardián que nos impide el paso a la escalera que da acceso al nivel superior. Ni qué decir tiene que los enemigos más poderosos son los que más puntos nos otorgarán al derribarlos. Existen 5 niveles de dificultad basados en la velocidad y número de enemigos, entre otros factores.

Hasta aquí la teoría. Pero pasemos a la práctica. Para empezar, nada más cargar el juego y después de ver la pantalla de presentación, se nos ofrece un menú con una melodía insoportable. Una vez redefinidas las teclas comienza el juego en el cual vemos como los bonitos sprites de la recreativa original se han convertido en manchas borrosas monocolor que se mueven sobre un fondo bastante colorido y con scroll no continuo (pantalla a pantalla). Por otro lado, durante gran parte de la ejecución del juego hay problemas de atributos y parpadeo de sprites (por ejemplo, al saltar y pasar sobre las ventanas).


Ese pegote de píxeles del centro de la pantalla es el protagonista junto a varios enemigos.

Ese pegote de píxeles del centro de la pantalla es
el protagonista junto a varios enemigos


El teclado responde en general bastante bien a los movimientos, no así a los golpes, de modo que cuando se nos acercan enemigos, en ocasiones nuestra pulsación de golpeo es ignorada si coincide con el scroll de pantalla. La mayoría de los golpes fallarán su blanco y el enemigo nos alcanzará, haciéndonos perder energía (algo que no pasaba en la máquina original, donde los enemigos salían por centenares y eran bastante fáciles de batir). Las patadas voladoras son totalmente inútiles y sólo nos conducen a caer encima de todos los enemigos (tal vez matando al primero de ellos).

El contrapunto lo pone la música durante el juego, bastante decente en algunas melodías, aunque otras son absolutamente insoportables.

En resumen: una triste conversión de la maravillosa recreativa original. Es posible intentarlo durante unas partidas iniciales simplemente por la curiosidad de ver hasta dónde llegamos manejando al “montón de pulgas cabreadas” que parece el personaje, pero es muy difícil pasar de las primeras partidas con este juego.

Valoraciones
Originalidad: [ 3 ]
Gráficos: [ 3 ]
Sonido: [ 4 ]
Jugabilidad: [ 3 ]
Adicción: [ 3 ]
Dificultad: [ 9 ]


Trucos:

POKE 27982,0 Vidas infinitas.
POKE 37400,0 Tiempo infinito.
POKE 43912,58 Energía infinita.


Santiago Romero
Agosto 2003
MagazineZX #2