¡Esta es una revisión vieja del documento!


Análisis de I need speed

Carátula I need speed

Título I need speed
Género Conducción
Año 2009
Máquina 48K/128K
Jugadores 1 ó 2 jugadores
Compañía Computer EmuZone Games Studio
Autor Jaime Tejedor, José ignacio Ramos,
Angel Lo, “Riskej”, Javier Peña.
Enlaces Descarga en CEZ.




I need speed supone la vuelta al género de las carreras en el Spectrum después de muchos años. Con un nombre que nos retrotrae a cierta saga comercial que todos conocemos, nos encontramos ante la ópera prima en ensamblador de Metalbrain. Enfundémonos el casco, encendamos motores y aspiremos el olor a gasolina.

Los juegos de coches con un punto de vista cenital ya tienen un amplio historial en los Sinclair, aunque pocos nos vienen a la memoria por sus virtudes. Y menos, si además añadimos scroll a la ecuación. I need speed, inevitablemente nos recuerda el Aspar GP master de Dinamic, que aunque con motos, tiene un planteamiento similar: la disputa de un campeonato, en este caso contra tres adversarios, y con el añadido de poderlo hacer dos jugadores simultáneamente.

El programa en su inicio nos permite una personalización completa de la competición, junto con los diferentes niveles de dificultad de rigor. Tenemos ocho circuitos, unos cercanos a lo que podemos ver en nuestros televisores, y otros de factura ciertamente onírica. La música no deja de sonar, ni en el menú ni durante las carreras (en modelos 128), acompañada del ruido del motor.

Aunque juguemos de forma individual, siempre tenemos en pantalla las acciones de dos coches. Hay teclas destinadas a cambiar la vista de los rivales, aunque, ¡cuidado! La zona del jugador uno también tiene activada esta función y podemos perder la vista de nuestro coche por una simple pulsación. Esta distribución de pantalla, sin separación entre ambas ventanas, genera confusión e incluso a la postre, algo de sensación de mareo. Nos encontramos con falsas continuidades de la pista, fruto de que nuestros ojos generan un efecto óptico de lo que en realidad no existe.

La inclusión de dos zonas de acción supone dedicar un espacio demasiado reducido a ambas, lo que nos va a provocar dos problemas más. El primero, que en calzadas demasiado amplias perderemos cualquier sensación de velocidad y de la ubicación espacial de nuestro coche. La segunda, que nuestras maniobras se verán afectadas ante los repentinos y a veces imposibles cambios de dirección, que nos va a tocar predecir a base de continuas consultas al mapa del circuito. Eso, si nos da tiempo para ello. Es el peaje a pagar por querer dar más con la fuerza de un z80.

El juego en su apartado gráfico se caracteriza por su simplicidad. Formulas uno de diseño más bien vintage acompañados por bordillos colchoneros, inmensas praderas de césped, y eremítica publicidad asfáltica de la editora. Todo ello empujado por un motor de scroll de carácter en carácter, que aunque muy meritorio, acentúa las dificultades de conducción de nuestro bólido. ¡Cualquiera diría que los caballos del motor prefieren la hierba a la gasolina!

Los diferentes niveles de dificultad, al margen de las pistas, vienen sobre todo marcados por el comportamiento de los contrincantes, más afinado conforme el nivel que nos imponemos es mayor. Aunque hay que decir que quizás nuestro mayor enemigo es nuestro coche, cual Alonso dentro de un R-28.

No sé si I need speed es un proyecto demasiado ambicioso para las entrañas de un Spectrum, o si como dijo en su momento su autor el planteamiento inicial ha sido un lastre para el desarrollo del mismo, pero no termina de cuajar en términos de jugabilidad. Demasiados problemas en el control y la visibilidad penalizan la experiencia del usuario. Un proyecto que aunque finalizado y con aspectos técnicos interesantes, seguro que no dejará satisfecho del todo a sus autores. Esperemos a ver si a la segunda es la vencida.

Valoraciones
Originalidad: [ 4 ]
Gráficos: [ 4 ]
Sonido: [ 7 ]
Jugabilidad: [ 4 ]
Adicción: [ 3 ]
Dificultad: [ 7 ]


Javier Vispe
Marzo 2009
MagazineZX #17