analisis:farmer_jack

Trilogía Farmer Jack

Título Farmer Jack in Harvest Havoc,
Farmer Jack and the hedge monkeys,
Farmer Jack - Treasure trove
Género Acción
Año 2006-2008
Máquina 48K/128K
Jugadores 1 jugador
Compañía Cronosoft
Autor Bob Smith, Lee du-Caine
Enlaces Web oficial.




El más difícil todavía. A falta de hablar de un sólo juego, ¿qué tal lanzarse a por varios a la vez? Más concretamente, a por una trilogía que trata los “graves“ problemas del “campo europeo”. Todo esto, gracias al granjero Jack, que ya lleva tres aventuras de la mano de Bob Smith. Una saga que ha sido el comienzo de su colaboración con Lee Du-caine,y que a la postre, lo ha convertido en su músico fetiche. Tres juegos que son homenajes a arcades clásicos de principio de los años ochenta y que ha usado Bob como clínica de desintoxicación de otros trabajos.

¿Cuál fue la motivación de la idea? En su inicio el objetivo era crear un clon de Mr. Do, título con pobres adaptaciones al Spectrum. A partir de un argumento completamente surrealista surgió la figura del Jack: un granjero dispuesto a recoger su cosecha a pesar de correr un serio peligro a causa de derrumbamientos y extraños seres, quizás surgidos de mutaciones provocadas por las fumigaciones ilegales y los cultivos transgénicos. Había nacido “Farmer Jack in Harvest Havoc”.

Enfrentados a persecuciones por angostos pasillos que ni salidas de la mano del señor King, y con un arsenal limitado de bombas como último recurso, estamos ante un heredero del género del laberinto, que tanto juego dio a principios de los ochenta. Sólo ante múltiples peligros, los cuales afectan a la fluidez del movimiento por exceso de carga al procesador. La arquitectura de los niveles también se ve afectada por ligeros halos de mezcla de atributos a nuestro alrededor, y de soluciones de color económicas a la hora de integrar la cosecha en los campos. A pesar de estos detalles, el granjero salió airoso de su primera cita con el Spectrum, pasando a formar parte del selecto club de personajes que vuelven a este ordenador.

A principios de 2008, Jack retorna con “The hedge monkeys”, homenajeando otro clásico: Lady bug. En esta ocasión, de visita a su primo Jon, se encuentra con un gravísimo problema. Hordas de sucios hippies le invaden las tierras cada verano en busca del festival de Glastonbury arrasando sus campos. Que menos que ayudar a la familia…

De nuevo otro escenario laberíntico, aunque sin tomarse licencias. El planteamiento respeta la idea original sin añadidos. Por ello, contamos con algunas paredes móviles, que nos sirven para huir de los urbanitas desbocados. Al margen de hacernos con la cosecha, contaremos con elementos de multiplicación de la puntuación y otros bonus, según la forma y el color de los mismos. Nada que sorprenda a nuestras canas, pero que sigue funcionando tan bien como el siglo pasado. Eso sí, aunque la mezcla de atributos sigue acompañando inevitablemente al tractor, su velocidad por fin es constante, y los decorados hacen gala de mayor mesura a la hora de combinar colores. La secuela supera a su antecesor de sobras.

La última parada hasta ahora del viaje de nuestro granjero es un destino ineludible. Si se trata de homenajear arcades clásicos de laberintos, no puede faltar el rey de reyes. “Farmer Jack Treasure Trove” no es lo que diríamos una reencarnación absoluta, pero en esencia es el enésimo retorno de Pac man con pinceladas de otro ilustre de las encerronas, Lock 'n' Chase.

Sin embargo, aquí no sólo nosotros nos afanamos en recoger las monedas romanas (¡vaya con la campiña inglesa y lo que encontramos en ella!). Los enemigos también han adoptado esta curiosa costumbre, y nos pueden tumbar en la partida superándonos en la cantidad de objetos conseguida. Por suerte, y literalmente, podremos poner puertas al campo. Efectivamente, tenemos la posibilidad de encerrar temporalmente a los falsos arqueólogos que nos roban el botín con vallas que además nos pueden sacar de alguna persecución peligrosa.

Esta tercera entrega es la síntesis de un trabajo que ha ido yendo a más, puliendo defectos, experimentando sin perder el respeto por los orígenes. Aunque siguen evidentes los problemas de la gestión del color en el Spectrum por la propia estructura del juego, han sido elegantemente disimulados. La música, como siempre, no decepciona. Melodías alegres, con guiños a la música de pajar, y manteniendo un alto nivel, tanto en esta, como en las dos anteriores entregas. El señor Du-caine nos ha malacostumbrado.

No sabemos si Jack volverá a invadir las autopistas británicas con su tractor, con sus ideas conservadoras, tradicionales y de la vieja escuela. En otro caso, seguramente estarían fuera de lugar. En el Spectrum, todavía tienen vigencia.

Valoraciones
Originalidad: [ 5 ]
Gráficos: [ 6 ]
Sonido: [ 8 ]
Jugabilidad: [ 8 ]
Adicción: [ 8 ]
Dificultad: [ 7 ]


Javier Vispe
Marzo 2009
MagazineZX #17
  • analisis/farmer_jack.txt
  • Última modificación: 23-03-2009 18:50
  • por sromero