analisis:ali-bebe

Alí Bebé

portada_alibebe.jpg

Título Alí Bebé
Género Videoaventura
Año 1985
Máquina 48K/128K
Jugadores 1 jugador
Compañía Future Stars - Dinamic
Autor Alejandro André y Miguel Blanco
Enlaces Descarga en WOS.
Descarga el mapa completo.
Análisis en Microhobby.


En 1985 Dinamic creó una nueva marca para lanzar software realizado por nuevas promesas de la programación: Future Stars. Bajo este sello y a bajo precio se publicaron tres títulos, de diferente estilo y calidad: Tommy, una video aventura estilo Wally; Krypton Raiders, un mata marcianos laberíntico; y el que nos ocupa hoy: Alí Bebé, un juego muy similar en su concepción, por no decir idéntico, a uno de los primeros éxitos de la casa madre: Babaliba.

El juego lo programó Alejandro André, con gráficos de Miguel Blanco y música de Javier Díaz. La pantalla de carga la plasmó en pixels Snatcho a partir de un diseño de Azpiri, un auténtico lujo. Alejandro y Miguel crearon poco después Spirits, que distribuyó Topo Soft. Y este último puso los gráficos a las dos entregas de Desperados, dando así por finalizadas sus carreras en el software de entretenimiento.


Pantalla de carga, por Snatcho & Azpiri

Pantalla de carga, por Snatcho & Azpiri


Alí Bebé bien podría haber pasado por una pre o secuela del mismísimo Babaliba: misma ambientación árabe, misma situación en un laberinto infestado de enemigos, búsqueda de objetos y llaves para poder continuar avanzando, y un largo etcétera de similitudes que podréis ir leyendo a continuación. Pero alguna novedad hay respecto a su fuente de inspiración, aunque tanto parecido no podía pasar desapercibido y Babaliba se convertirá en la eterna referencia a la hora de sacar conclusiones y hacer comparaciones.

Nos meteremos en la piel de Alí Bebé, un tierno infante sin madre al que su padrastro, un sultán, ha encerrado sin motivo en un laberinto lleno de peligros. Para escapar del enrevesado laberinto tenemos que encontrar la lámpara maravillosa que alberga a nuestro genio, una espada y un chupete y llevarlo todo a una habitación en la que deberemos colocarlo en un orden determinado.

Para ayudarnos en esta tarea tenemos a nuestra disposición una temible arma: “El Biberón”. Tenemos quince de estas armas arrojadizas en nuestro arsenal, que podremos lanzar contra nuestros enemigos quienes, si impactamos en ellos, desaparecerán durante un breve lapso de tiempo. El arma se muestra prescindible, es decir, no es necesaria para terminar el juego. Con un poco de cuidado se puede llegar al final sin hacer uso de los biberones, al contrario de lo que pasaba en Babaliba, en el que había determinadas pantallas que sin las bombas no era posible superarlas. Los enemigos en Alí Bebé muestran un comportamiento más agresivo de como lo hacían en Babaliba, es decir, si en el juego de Víctor Ruiz se movían aleatoriamente por la pantalla, en éste te buscan, van hacia tu posición como la abeja a la flor.


Disparando biberones

Disparando biberones


Además de los enemigos, tenemos otra complicación, quizá más seria: el tiempo. Rapidamente disminuirá mientras recorremos las habitaciones, con lo que no podemos dormirnos ya que no vamos muy sobrados. Para ayudarnos en nuestro desplazamiento por las 135 habitaciones que conforman el mapeado del juego existen unos teletransportadores que nos llevarán a la sala que determinen aleatoriamente, si bien en alguna ocasión nos trasladarán a una zona cerrada, accesible únicamente mediante estos artefactos, en los que tendremos que depositar en orden los tres items objeto de nuestra aventura. Decir que los objetos están localizados en tres zonas cerradas con su correspondiente llave, cada una diferenciable por un color. Los objetos sólo podemos acarrearlos de uno en uno, con lo que vamos a dar muchos paseos recorriendo las mismas zonas varias veces.

Los gráficos del juego son resultones y coloridos, aunque hay poca variedad de ellos. Quizá en Babaliba se notaba más cantidad por el uso que se daba al color, dotando de diferentes tonos a un mismo gráfico, cosa que no se hace en Alí Bebé. Así mismo, los sprites del protagonista son divertidos, y los de los enemigos un tanto extraños, como aquel indeterminado que parece un saco de harina con puntillas. Lo que sí tiene el juego es bastante claridad. Los gráficos están dibujados con colores luminosos y el fondo de la pantalla es azul, algo que le quita oscurantismo.

El movimiento es idéntico a su antecesor, si bien en el lanzamiento de los biberones se nota una ralentización general en el movimiento del conjunto, algo que no impide el correcto control del personaje, pero que no es agradable. Para manejar a nuestro Alí tenemos la típica combinación de teclas: 'Q', 'A', 'O', 'P' y 'espacio' para disparar los biberones. No hay opción de redefinir el teclado. Y en cuanto a joysticks, los podemos usar con norma Kempston y Sinclair.


Busca la llave

Busca la llave


Respecto al sonido, es escaso durante el desarrollo del juego. Algún efecto cuando recogemos los objetos, nos matan o lanzamos los biberones. Cumplen, pero sin más pretensiones. En el menú de inicio escucharemos una simple melodía a base de pitidos de nuestro querido Spectrum. Sin usar el chip AY de los modelos superiores, en la época del Alí Bebé ya había composiciones mucho mejores que ésta.

La dificultad del juego no es muy elevada, el mapa no es complicado y se memorizan bien los lugares por los que pasamos. Si añadimos que, respecto a Babaliba, desaparecen los fosos a los que caíamos a los cocodrilos, o algún tipo de enemigo con movimiento cíclico que nos podía matar al entrar en una pantalla por su estratégica situación, notaremos que la dificultad es inferior al juego de Dinamic. Para facilitaros las cosas ponemos a vuestra disposición un mapa completo del juego, hecho con capturas de las pantallas, y realizado por la redacción de Magazine ZX en primicia.

Resumiendo (que posiblemente tengáis ganas de jugar), Alí Bebé es un juego entretenido, que no pretende ser mejor ni peor que Babaliba, unicamente aportar alguna variación en una fórmula que tuvo éxito en los comienzos del software de Spectrum en nuestro país. Es innegable la similitud entre ambos títulos, pero si con Babaliba lo pasamos bien, y antes con Saimazoom, no podemos dejar apartado este título. Nos gustará.

Valoraciones
Originalidad: [ 5 ]
Gráficos: [ 6 ]
Sonido: [ 5 ]
Jugabilidad: [ 7 ]
Adicción: [ 6 ]
Dificultad: [ 7 ]


Trucos:


Miguel A. García Prada
Febrero 2005
MagazineZX #11
  • analisis/ali-bebe.txt
  • Última modificación: 18-03-2009 23:03
  • por sromero